Salvar al sándwich

Cada posición en el orden de nacimiento tiene ventajas y desventajas, vale la pena prestar atención a todos, pero sobre todo al del medio, el sándwich.

Comencemos con un pequeño ejercicio. Piensa en ti y en tus hermanos en la niñez. Elije al hermano o hermana que fue el más distinto a ti. ¿En qué eran diferentes? Ahora piensa como eras tú de niño o niña. ¿Es correcto decir que el hermano más diferente es el más cercano a ti en edad? ¿Son opuestos los rasgos que mencionaste? Por lo general, los niños más diversos de la familia son los primogénitos y los segundos.

El orden de nacimiento tiene un efecto muy significativo en el desarrollo de la personalidad del niño. Esto es una probabilidad, así que si mientras lees estas líneas piensas:  «Yo no soy así» o «Mi hermana no es así» probablemente tengas razón, pero si miras a tu alrededor también notarás que este es el caso en la mayoría de las familias.

Desde muy pequeños los niños se comparan con sus hermanos y definen y deciden, entre otras cosas, qué pueden ser, en qué son buenos y de qué es mejor mantenerse alejados.

El mayor viene al mundo, y hacia él o ella se dirigen todos los ojos y los corazones. Un hijo mayor generalmente elegirá cumplir con las expectativas de sus padres. Por lo tanto, mediante la elección del primero podemos observar lo que es importante para los padres. Los primeros suelen ser responsables, serios y disciplinados. Generalmente se llevan bien con la autoridad, porque han experimentado que la autoridad los apoya y promueve. Si el primogénito resulta ser problemático, suele haber algún grado de disfunción en la familia o algo irrazonable en los padres. En familias funcionales y (relativamente) saludables, el hijo del medio enfrenta la mayor dificultad. Más adelante aprenderemos porqué.

El segundo niño viene al mundo, observa y elige lo que le dejó el primero. Si el mayor es un buen estudiante y responsable, el segundo probablemente optará por ser travieso y sociable. Los segundos tienen un sentido de la justicia muy desarrollado, gozan menos de la autoridad y están dispuestos a enfrentarse con ella, son menos conformistas y más revolucionarios. Si el mayor renunciaba a la primigenia, el segundo puede reemplazarlo.

Hermanos o hermanas son jugadores adicionales que participan en el «mercado de características». Los segundos tienden a invertir y esforzarse, porque tienen que alcanzar a un competidor que comenzó antes la carrera. Su lema es el lema de la empresa de alquiler Avis: «Nosotros nos esforzamos más». A veces, si el mayor es particularmente exitoso, puede desesperarse y darse por vencido, o convertirse en un glorioso fracaso.

Dado que vivimos en una sociedad muy competitiva, la mayoría de los hermanos optan por no competir en las mismas áreas. Es decir, la principal influencia de los hermanos en la formación de la personalidad del niño es la delimitación de roles, que se convierten en un estilo de vida (personalidad) y es una lástima, porque los niños necesitan practicar muchos roles.

Al nacer el o la tercera, el segundo se convierte en el del medio, el sándwich y eso le supone un gran desafío. El mayor cumple las expectativas de los padres. El o la chiquita son increíblemente encantadores. ¿Qué le queda? ¿Cómo encontrará un lugar? Esto se agrava si el mayor y el segundo son del mismo sexo. Si el sexo del sándwich es diferente al de los demás niños, eso puede darle un lugar especial en la familia.

¿Qué caracteriza a los hijos del medio? Mencioné que los segundos a menudo se caracterizan por la rebelión, desafían los límites y tienen un sentido de la justicia muy desarrollado. Por tanto, el sentido de la justicia se expresa menos en la exigencia de equidad (todo tiene que ser justo) y se convierte en víctima (¡no es justo!).

Cuando un sándwich no encuentra su pertenencia y valor de una manera positiva y útil, puede convertirse en un niño «con problemas emocionales». Puede descubrir, por casualidad, que, si está triste, pobrecito, enfermo o ansioso, encuentra un lugar especial en la familia. Los padres preocupados comienzan a prestar especial atención al niño, que encuentra que esta manera es eficaz, comienza a estar siempre de mal humor, a quejarse de la discriminación y la privación, a que no le agrada, que no lo ven, que no es suficientemente. Padres amorosos y preocupados tratan de demostrarle que está equivocado, que lo aman, que tratan a todos por igual. Cuanto más se esfuerzan, más convencido está el sándwich, que tiene razón (de lo contrario no se habrían esforzado tanto en demostrar lo contrario) y aumenta este estilo. Si los padres llevan a este niño a recibir tratamiento psicológico suele agravar la situación, porque en este el niño recibe el trato exacto que desea: atención centrada, exclusiva y empática y sin necesidad de cooperación. A los padres se les dice darle más atención, más servicios, más muestras de amor.

¿Qué hacer?

Para ayudar a un niño a dejar una estrategia de pertenencia, uno tiene que tratar que esa estrategia no valga la pena. Quiero decir, dejar de impresionarse y en lugar de esforzarte por hacerle sentirte bien a toda costa, comiencen a expresar empatía por sentirte mal. Por ejemplo, si ella dice «Amas más a mi hermano», en lugar de responder «¡Qué tontería! Los amamos a todos por igual», responde «Lamento que te sientas así».

Utilice las palabras «que lástima», «debe ser difícil», «es desagradable», «me pone triste que te sientas así». En lugar de tratar de compensar, compórtense con igualdad y sentido común. Los niños abandonan estrategias que no funcionan. Cuando se trata de adolescentes, será difícil para ellos renunciar al estilo de víctima que se ha convertido en parte de quienes son, pero dada una postura constante de confianza en su capacidad y aliento, la elección puede moderarse.

Por supuesto, uno debe asegurarse que todos los niños tengan un lugar y valor, no admirar al mayor (que es genial) o al pequeño (que es encantador), sino tratar a todos de manera similar. Es posible aumentar el sentido de pertenencia de todos compartiendo, consultando, pidiendo ayuda y alentando.

Debemos comprobar si tenemos expectativas demasiado altas o específicas de los niños. Cuando este es el caso, aquellos que sienten que no lograrán realizarlos se desaniman por completo. Para tener un hijo particularmente exitoso, padres a veces sacrifican a otro hijo. El precio es demasiado alto.

Igualdad de oportunidades, pedir ayuda a todos, no sólo a los responsables y eficientes.  Permitirles a todos todas las funciones, no decir por ejemplo «de ti no esperaba que …». Le pediremos repetidamente al niño lento que ayude; a partir del entrenamiento, la capacidad se desarrollará. Queremos que sepa que su contribución es importante, que se le necesita, que no prescindimos de él o ella.

Al comparar a los hermanos, aumenta la rivalidad. Comparación, ya sea negativa («tu hermana ordena la habitación»), o positiva («tú siempre ordenas, no como tu hermano»). En lugar de comparar, describe lo que ves, lo que sientes y qué hacer: «Veo una toalla en el piso, me molesta, ponla en el cesto de la ropa sucia».

Si no ves una mejora después de dos meses, te recomiendo buscar orientación de los padres o terapia familiar. La terapia individual de los niños, especialmente de los del medio, puede determinar la estrategia de pertenencia de la víctima.

En su lugar, pueden recurrir a la terapia familiar y comenzar el tratamiento planteando los problemas que tenemos con todos los niños, para que el sándwich no se sienta como el problema en la familia. Ser problemático es un rol, una forma de pertenencia, y debemos extender la mano e intentar sacarlo de su percepción de sí mismo y de la vida. Este enfoque se denomina enfoque sistémico, su problema es un problema del sistema.

Puedes obtener más información en las conferencias:

Cada uno un sueño todos juntos una pesadilla – pronto

La constelación familiar – pronto

Sientete libre para compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Dra. Anabella Shaked

Dra. Anabella Shaked

Anabella trae al escenario un conocimiento vasto y actualizado sobre psicología combinado con treinta años de experiencia en psicoterapia, enseñanza y capacitación. Anabella es una experta internacional en la Psicología Individual de Alfred Adler, una filosofía con una visión realista y optimista de la naturaleza humana y de su encuentro con los problemas de la vida sobre la tierra.

Cada conferencia trata de un aspecto importante de la vida, como el desarrollo personal, las relaciones interpersonales, la pareja, la crianza, la carrera, la realización personal y más.

Más del blog

Select your currency
EUREuro
Scroll to top

Quiero recibir de Anabella artículos con información útil y promociones