Crítica ¿constructiva?

Paralelamente a todo lo que hacemos, pensamos y sentimos, somos extremadamente sensibles a los altibajos en nuestro sentido de valía. Estamos conectados metafóricamente a un “instrumento” que mide nuestro sentido de valor las 24 horas del día, los siete días de la semana.

Percibimos las fluctuaciones en el sentido del valor, incluso las más pequeñas. ¿Alguna vez te has preguntado qué son los estados de ánimo? Los estados de ánimo son nuestra expresión emocional de las subidas y bajadas de nuestro sentido de valor.

Si sentimos la necesidad de medir nuestro sentido de valía en todo momento y estar preparados a defenderlo, es una señal de que está constantemente en peligro. La amenaza es hacia nuestra pertenencia, que se experimenta como una amenaza existencial, porque no podemos sobrevivir sin ser parte de un grupo.

Curiosamente, aunque somos tan sensibles a nuestro sentido de valía, no somos cuidadosos cuando se trata del sentido de valía de los demás. Nos quejamos, criticamos, culpamos, menospreciamos o ignoramos a alguien, sintiendo que tenemos la razón y un derecho absoluto a lo que necesitamos o queremos.

En mis caminatas por el parque suelo prestar atención a muchas interacciones entre padres e hijos, y me entristece presenciar una gran cantidad de reacciones negativas de los padres hacia los niños. Por lo general, estas no son duras u ofensivas. Algunos ejemplos (y al final del artículo, su alternativa)

“¡Otra vez la misma historia con los zapatos!”

“Te dije que no trajeras la bicicleta”

“No se puede confiar en ti”

“Estoy decepcionado de ti”

De hecho, quiero detenerme en estas afirmaciones, aunque las hay mucho más graves e hirientes y me propongo convencerlos de cambiar esta forma de comunicación, por su impacto negativo en los niños. Aunque no sean maldiciones ni desprecio absoluto, el mensaje es “tú no eres bueno” “no eres o no vales suficiente” “tú me decepcionas”. Cada crítica es una gota de veneno para el sentido de valía del niño, así como cada aliento es una gota de agua.

La crítica es destructiva

La crítica no ayuda a mejorar, al contrario. Reduce el sentido de pertenencia del niño y aumenta sus sentimientos de inferioridad. Desvía su atención y energía de abordar las tareas de la vida para ocuparse de su sentido de valor a toda costa.

La crítica constante crea en los niños una duda básica sobre su valor, lo que los lleva a preguntarse si son lo suficientemente buenos y si pueden ser amados como son.

El miedo a la pérdida de la autoestima lleva a preguntas como “¿Tendré éxito?” “¿Qué pensarán de mí?” “¿Cómo estuve?”. Quien no tiene miedo de perder el sentido del valor se pregunta: “¿Me interesa?” “¿Es necesario?” “¿Vale la pena intentarlo?”.

Si la crítica es tan negativa y no conduce a una mejora, ¿por qué tantos continúan utilizando esta forma de comunicación con los hijos, los cónyuges, los empleados…?

La respuesta es que la crítica empodera… al crítico. Él o ella sienten que son ellos los que saben, qué es lo correcto, quién está mal, qué debería haberse hecho. Siempre excusarán sus palabras con buenas intenciones: “es una crítica constructiva”, dirán. Es cierto, les construye a los críticos la sensación de poder, superioridad, control, etc.

Como método de educación, la positividad y el enfoque en las soluciones son más eficaces para cambiar el comportamiento negativo y fomentar el aprendizaje de los errores.

La positividad es la tendencia a ver lo bueno. Identificar lo que funciona, lo que es hermoso, útil, promueve o habilita. La positividad no es ingenuidad porque no ignora, niega o reprime los aspectos negativos de las cosas o las situaciones. La positividad es una elección consciente para centrarse en lo que hay o lo que se puede ser o hacer, en lugar de lo que está mal, lo imperfecto y lo que falta.

Centrarse en las soluciones es pensar en la corrección, la mejora, el aprendizaje, en que haremos la próxima vez que pase algo así.

Todos necesitamos saber y sentir que somos amados y deseados, que somos capaces, dignos y significativos, y que nuestra existencia importa. La crítica disminuye estos sentimientos. El estímulo los aumenta.

¿Qué hacer?

Guárdense la crítica, el juicio negativo, para ustedes.

Pueden simplemente callar, porque quien se equivoca recibe retroalimentación de la realidad. Si debe decir algo, piense en algo positivo o reconfortante, o formule la retroalimentación como una idea para corregir o como una solución para la próxima vez.

Los ejemplos que presenté anteriormente y su corrección.

“¡Otra vez la misma historia con los zapatos!”

Corrección: “Creo que vale la pena crear una estrategia para recordar dónde te quitaste los zapatos”.

“Te dije que no trajeras la bicicleta”

Corrección: “Es más difícil de lo que pensabas, ¿eh?”

“No se puede confiar en ti”

Corrección: “Cuando hay viento, es mejor fortalecer la tienda”.

“Estoy decepcionado de ti”

Corrección: “Estoy decepcionado de que no me esperaste” o “Me preocupaba que no me esperaste, como acordamos”.

Hay que practicar. Es difícil, pero vale la pena.


Pronto comenzará una nueva serie sobre relaciones interpersonales en todos los campos de la vida. Mientras tanto, puedes aprender mucho sobre la psicología individual a través de las siguientes series de conferencias:

Sientete libre para compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Dra. Anabella Shaked

Dra. Anabella Shaked

Anabella trae al escenario un conocimiento vasto y actualizado sobre psicología combinado con treinta años de experiencia en psicoterapia, enseñanza y capacitación. Anabella es una experta internacional en la Psicología Individual de Alfred Adler, una filosofía con una visión realista y optimista de la naturaleza humana y de su encuentro con los problemas de la vida sobre la tierra.

Cada conferencia trata de un aspecto importante de la vida, como el desarrollo personal, las relaciones interpersonales, la pareja, la crianza, la carrera, la realización personal y más.

Select your currency
Scroll to top

Quiero recibir de Anabella artículos con información útil y promociones