Demasiado es menos

Crianza con consideración exagerada

Nuestro bienestar depende, ante todo, de la calidad de nuestras relaciones. La calidad de nuestras relaciones depende, ante todo, de nuestro deseo y capacidad de considerar al otro, es decir, de tener en cuenta los sentimientos, las necesidades y los deseos del otro al tomar decisiones. Consideración incluye sensibilidad, cuidado, empatía, equidad, generosidad, autodisciplina, la habilidad de postergar satisfacciones, regulación emocional y más.

La consideración es un «músculo» que debe desarrollarse.

En la época en la que vivimos, los padres suelen sobrestimar los sentimientos, necesidades y deseos de los niños y hacen grandes esfuerzos para que los niños sean felices, que se diviertan, y que las cosas les resulten fáciles y cómodas. De una crianza tan considerada, los niños aprenden que son importantes, y también lo son sus necesidades y deseos.

Pero no aprenden, contrariamente a nuestras expectativas, a considerar a los padres o a los demás. Para que los niños aprendan a dar, hay que pedir y recibir de ellos. Para que los niños aprendan a regular sus emociones (superar la frustración o el dolor) hay que dejar de impresionarse demasiado por las emociones negativas, como si fueran un incendio que nuestro deber es apagar de inmediato. Uno puede responder con empatía «es difícil», empoderamiento «puedes superarlo» y apoyo «estoy contigo». Sin drama.

Para que los niños aprendan a postergar las gratificaciones, las gratificaciones deben postergarse. Para que los niños aprendan a ser considerados con nosotros, debemos respetar nuestras necesidades. Cuando mamá les dice a sus hijos «Estoy cansada, estoy muerta», y luego, en respuesta a sus quejas, se levanta para jugar o servirlos, ellos se dan cuenta de que su fatiga era una «recomendación» y no algo para tomarse demasiado en serio.

La mayoría de las dificultades que los padres experimentan hoy con sus hijos indican deficiencias en el entrenamiento para la vida y las relaciones, y especialmente la consideración hacia los demás. La situación actual del Covid es como un examen sorpresa con una pregunta: ¿Están nuestros hijos equipados con las cualidades, habilidades, hábitos y herramientas necesarias para afrontar de manera óptima la realidad en general y la realidad difícil en particular?

Si el resultado de la prueba hasta ahora no es satisfactorio, entonces vale la pena, ahora mismo, aprovechar la oportunidad para cambiar varios componentes de la crianza. Recomiendo que los padres durante este período se capaciten a través de cursos, conferencias y orientación.

¿Por dónde empezar?

Respeto: Una buena relación es ante todo una relación con respeto mutuo. Comience por respetarse a sí mismo manteniendo su palabra (si dijo que lo hará, hágalo; si no tiene la intención de cumplir, no lo diga) y detenga cualquier interacción irrespetuosa. Si los niños los tratan irrespetuosamente, se dice: Me encantaría volver a esta conversación cuando te dirijas a mí con respeto. Y a partir de ese momento no responder.

 

Pide más y da menos: Hoy, en lugar de que los padres enseñen a los niños a ayudar, los niños entrenaron a los padres para que renuncien a su ayuda (¿por qué yo?, Más tarde …) Cuando dejamos de pedirles ayuda, enviamos un mensaje devastador a las relaciones: que está bien aceptar y recibir sin retribuir. Comience a pedir solicitudes, al principio no para que realmente lo hagan, sino para transmitir un mensaje de que una relación es dar y recibir y no recibir y recibir más. Al mismo tiempo, deja de servir y dar indiscriminadamente. Espere a que los niños le pidan solicitudes, no adivine sus necesidades, no trabaje en hacerlos felices. Cualquiera que espere que todo en la vida sea fácil y divertido sufrirá en cualquier momento que no sea el caso, me refiero a la mayor parte del tiempo.

Habla menos: explica una vez. Si los niños no hacen (o dejan de hacer) lo que pediste no es porque no hayan escuchado o comprendido sino porque han decidido ignorar tu pedido. Diga una vez y luego actúe. El comportamiento inadecuado debería tener consecuencias.

Gracias por estar conmigo,

Anabella.



Si quieres aprender más sobre la teoría Adleriana y sus aplicaciones a la pareja, la crianza y el crecimiento personal click aquí

Sientete libre para compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Dra. Anabella Shaked

Dra. Anabella Shaked

Anabella trae al escenario un conocimiento vasto y actualizado sobre psicología combinado con treinta años de experiencia en psicoterapia, enseñanza y capacitación. Anabella es una experta internacional en la Psicología Individual de Alfred Adler, una filosofía con una visión realista y optimista de la naturaleza humana y de su encuentro con los problemas de la vida sobre la tierra.

Cada conferencia trata de un aspecto importante de la vida, como el desarrollo personal, las relaciones interpersonales, la pareja, la crianza, la carrera, la realización personal y más.

Más del blog

Select your currency
EUREuro
Scroll to top

Quiero recibir de Anabella artículos con información útil y promociones