La familia de origen: cuando se complica

La familia de origen es nuestro punto de partida, la base desde la que salimos al mundo. En el mejor de los casos, es un lugar al que podemos volver para recargarnos, animarnos, apoyarnos en momentos de necesidad, recibir y dar amor. Pero no siempre es así. Para muchos, la familia no es un lugar seguro y agradable, sino un lugar triste, tenso, amenazante e incluso peligroso. Un lugar donde hay confrontaciones, heridas, competencia, hostilidad, ajuste de cuentas y más.

No todas las familias logran crear un encuentro sano, placentero y nutritivo … Aun así, la familia no se elige y la sangre es más espesa que el agua. Los lazos de sangre suponen un compromiso profundo, un destino compartido.

A lo largo de los años he conocido a mucha gente en la clínica y fuera de ella con relaciones complejas con la familia de origen. Diferentes personas tratan de manera diferente esta realidad, en función de su carácter, sus valores, los recursos psíquicos de que disponen y la existencia o no de sistemas de apoyo alternativos.

A veces pacientes me piden que los ayude a distanciarse o separarse de la familia de origen, a veces les gustaría que los parientes los entiendan y que cambien.

He conocido también a muchos padres cuyos hijos se han distanciado o desconectado de ellos y es difícil describir su dolor. Algunos de ellos me dijeron que los niños o niñas les dijeron que su terapeuta les había aconsejado, para su salud e integridad mental, que se desconectaran de los padres. Puedo aceptar esa elección, pero solo como último recurso.

Mis estudiantes del master de counselling me preguntaron recientemente: ¿Cuáles son las otras opciones?

Reflexioné sobre esta pregunta y noté que estaba trabajando con un modelo de cuatro pasos para lidiar con relaciones complejas, especialmente con la familia de origen, la nuestra o la de nuestro cónyuge. Aquí está el modelo:

El primer paso es comprender nuestra parte de la relación, y cambiarla.

Por ejemplo, una paciente que sufrió las críticas de su familia de origen notó que ella también critica a los demás y se justifica constantemente en lugar de escuchar tomar en cuenta lo que le piden. Entendió que ella era parte de lo que le molestaba y decidió dejar de hacer ambas cosas: criticar y justificarse. Cuando la criticaron, ella respondió de hecho, se disculpó y asumió la responsabilidad si cometió un error. El ambiente en la familia mejoró después de un tiempo. Sin hablar de ello, la cantidad de críticas disminuyo de manera impresionante.

Todos los que están en una relación forman parte de un móvil. Cuando una parte se mueve, las otras partes no se quedan quietas. Podemos elegir “tirar” de nuestra cuerda para bien. Apreciar, dar, respetar…

El segundo paso es compartir sentimientos y pedir ayuda.

Por ejemplo, un paciente que en las reuniones familiares solían hablar sobre escenas de su infancia que lo avergonzaban, compartió con su familia que eso disminuye su sentido de valía. Ellos afirmaron que era todo en broma, pero el dejó en claro que le costaba reírse con ellos y pidió que no hablen de ese tema. Las personas razonables responden positivamente a las solicitudes razonables. No sucede de una sola vez, y cuando hay un cambio para mejor es importante fortalecerlo alentando y expresando gratitud y aprecio.

Debes aprender a decir: ” Esto no me gusta”, “Me molesta”, “Me duele”, “Les pido no comentar sobre mi peso” …

Si no hubo un cambio significante después de la activación de los pasos anteriores, se puede pasar al tercer paso: Cerca y seguro. Protegernos cuando estamos cerca.

En este paso participaremos en encuentros y eventos familiares importantes para no ofender o herir a la familia. Lo haremos con consciencia de las “minas” y de las situaciones que pueden detonar nuestra vulnerabilidad, y venimos preparados con un “escudo” o armadura mental. Puede ser un mantra, respirar, pedir ayuda a una persona en la habitación que nos sonreirá o nos echará una mano. En este caso, probablemente minimizaremos las reuniones y las visitas, pero no cortaremos el contacto y experimentaremos la existencia de la familia. Requiere entender que nuestra familia no puede darnos lo que pedimos por falta de comprensión o incapacidad, y aceptación, así son y siguen siendo mi familia. Asumir la responsabilidad de nosotros mismos, nuestras acciones y nuestro bienestar físico y mental.

Paso cuatro: desconectarse

Solo si todos estos pasos no ayudaron, y todavía estamos heridos, excluidos, ridiculizados o muy controlados, podemos elegir la distancia o la desconexión. Esto es algo difícil y doloroso de hacer, pero es posible y justificado en los casos en que mantener la relación cobra precios insoportables. En mi experiencia, si se cumplen los primeros pasos, rara vez sucede.

Al desconectarse de nosotros:

Por otro lado, muchas personas me han preguntado: ¿Qué puedo hacer si se han desconectado de mí?

No todas las desconexiones se pueden solucionar. Debido a que la desconexión es algo tan difícil, el que se aleja tiene que justificarse pensando mal de su familia, y también crea una distancia mental para que no duela demasiado, y una convicción interior de que “es mejor sin ellos”.

En el caso de una familia que quiera ofrecer volver a la relación, debe haber dos pasos:

El primer paso es la voluntad de comprender y reconocer el daño causado en el pasado, expresar dolor o disculparse. El segundo paso es la voluntad de cambiar lo que es insoportable para los que se alejaron, o sea, cambiar.

Hay casos en los que el desconectador tiene expectativas poco razonables, financieras o de otro tipo, y establecen condiciones que son difíciles e incluso insalubres de cumplir. Cada caso requiere un tratamiento específico.

Empecemos 2021 con cercanía social y familiar


Pronto comenzará una nueva serie sobre relaciones interpersonales en todos los campos de la vida. Mientras tanto, puedes aprender mucho sobre la psicología individual a través de las siguientes series de conferencias:

Sientete libre para compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram
Share on email
Dra. Anabella Shaked

Dra. Anabella Shaked

Anabella trae al escenario un conocimiento vasto y actualizado sobre psicología combinado con treinta años de experiencia en psicoterapia, enseñanza y capacitación. Anabella es una experta internacional en la Psicología Individual de Alfred Adler, una filosofía con una visión realista y optimista de la naturaleza humana y de su encuentro con los problemas de la vida sobre la tierra.

Cada conferencia trata de un aspecto importante de la vida, como el desarrollo personal, las relaciones interpersonales, la pareja, la crianza, la carrera, la realización personal y más.

Select your currency
Scroll to top

Quiero recibir de Anabella artículos con información útil y promociones